viernes, 15 de noviembre de 2013

Análisis socio-político y económico



Político
En Venezuela existen tres bloques principales de participación política, el partido de gobierno apoyado en lo que se denomina “polo patriótico” donde confluyen otras organizaciones de izquierda donde se maneja al menos un 40% de votos duros como lo dicen los resultados. Los partidos de oposición que aglutinan partidos de varias tendencias ideológicas con un porcentaje de participación de un 39% y otro gran grupo conocido como los Ni-ni o independientes que agrupa el descontento y la indecisión de muchos ciudadanos que llega a un 21% aproximadamente.

Población  18,898,817
Escrutados 15,505,960
Válidos  14,990,543
Fuente: CNE

Es decir que la sociedad venezolana se encuentra en un momento de división donde no se encuentra trabajando en cohesión por el desarrollo del país. Existe un 61% de personas que no se alinean –al menos en el voto- con el proyecto de la revolución.


Elecciones Municipales
Luego de las elecciones presidenciales cae la popularidad de Maduro por la situación económica del país, la gran devaluación y la inflación que hacen mella en el poder adquisitivo de los venezolanos. Sin embargo, el gobierno retoma su estrategia y se plantea una “guerra económica” contra los comerciantes y empresarios,  para aglutinar sus votos duros y reagrupar aquellos que están descontentos porque el salario no les alcanza y decide tomar por la fuerza los principales comercios de Venezuela con el objetivo de bajar los precios de los enseres domésticos. Esta medida ha desatado una compra compulsiva en los sectores de las clases B y C impulsando una imagen de ayuda a la población y de estar junto a los pobres. Repunta en las encuestas y esto impulsa algunas candidaturas para las Alcaldías y Concejalías del país.
Escenario de Caracas
Según las últimas encuestas desarrolladas por PRONOSTICO Y PREDIGMATICA, Jorge Rodríguez mantiene un 42%, Antonio Ecarri 24% e Ismael García un 17%

La sumatoria de los 2 candidatos de la oposición muestra solo un 41% lo cual no llega a los niveles de intención de voto de Jorge Rodríguez que supera a ambos candidatos por 1%.
En este caso lo ideal para ganar seria aglutinar las fuerzas de la oposición para poder demostrar unión e impulsar a aquellos que están aún indecisos a unirse a un proyecto para construir la nueva Caracas.


Panorama económico

Venezuela se encuentra en medio de un torbellino de ataques al aparato productivo nacional y también a los empresarios y comerciantes. Este ataque ha llevado a que un 80% de los alimentos se exporten y un porcentaje igual o superior sea el de los productos de consumo como ropa, lencería, línea blanca y marrón, así como electrónicos. Es decir que el país está sumido en el espíritu de consumo y poco es lo que fabrica.
Por su parte los índices internacionales como el oro y petroleo han bajado de precio notablemente debilitando las reservas que se encuentran en oro e impulsando una devaluación implícita.
Las reservas nacionales han bajado desde enero a noviembre unos 5 mil millones de Bolívares lo que ha traído como consecuencia una moneda que sustenta su valor en menos reservas. Estas dos variables de la caída del oro y el gasto desproporcionado de las reservas debilitaron la moneda nacional afectando directamente en el poder adquisitivo del venezolano.
A estas variables se suman la burocracia en la entrega de divisas retardadas que frena la dinámica comercial, los grandes controles en las aduanas que retardan los procesos comerciales, la burocracia en las permisologías y la carga impositiva de múltiples tributos al Seniat, Alcaldías y entes gubernamentales. Como si esto no fuera suficiente, el gobierno nacional ha lanzado una batalla contra los empresarios del país declarando la “guerra económica” rebajando arbitrariamente los precios para que los compradores tengan la capacidad de compra que realmente se ha mermado.
El ambiente comercial por otra parte se ve afectado por la inseguridad que se vive a diario y que sufren tanto los comerciantes como los clientes por el alto índice delictivo de las principales ciudades de Venezuela, lo que crea un conglomerado de variables negativas que impulsan los precios al alza.
El futuro del país es controversial las transacciones comerciales bajo este clima de amenazas se hacen cada día más difíciles lo que impulsa un desabastecimiento y escasez de productos de toda índole.
Es poco probable que la economía de micro y mediana empresa se recupere bajo los esquemas que se vienen dando en la realidad económica del país lo que hace suponer que para los próximos años los puestos de trabajo mermaran y las empresas reducirán personal por falta de productos para poder comercializar.
Social
La presión social se siente en la capital de la república y se han desarrollado focos de saqueos en diversas ciudades de Venezuela.  Los factores fundamentales de la presión social son: la caída en el poder adquisitivo y en el incremento de los índices delictivos que se viven en el país.
La escasez es otro problema que se une al incremento de la tensión social ya que para hacer las compras de una casa se deben ir a varios mercados para poder conseguir los productos básicos. Donde muchas veces no se consiguen a pesar del esfuerzo.
La población de los estratos más bajos se mantiene contenida con los planes de “economía de guerra” que mantiene el gobierno, subsidiando una gran parte de la comida para los sectores más desfavorecidos, donde se mantienen productos como el arroz, caraotas, pollo, aceite, y otros a precios muy bajos. Que solo se pueden adquirir en unidades y luego de hacer grandes colas que consumen horas de la existencia de cada ciudadano, minimizando la calidad de vida.
Los dólares que se utilizan para las importaciones no se distribuyen entre los importadores de manera fluida lo cual impulsa a los comerciantes a trabajar con un dólar paralelo o negro como se le conoce. El dólar oficial se encuentra en 6,3 Bs por dólar y en el mercado paralelo vale 10 veces más. Esta desproporción ha creado un mercado pirata que se mezcla con actos de corrupción donde algunos inescrupulosos utilizan los dólares de la nación para hacer negocios y ganar multimillonarias fortunas a costa de una política errada de control cambiario y sin controles del gobierno. De igual manera esta disparidad abre las puertas a lavado de dólares del narcotráfico y otros ilícitos que se dan en la región.
Conclusión
Con un pueblo dividido en tres grandes polos políticos de pensamientos antagónicos, en una economía debilitada y comprometida en deudas externas e internas. En una sociedad que se mantiene bajo el subsidio de la gasolina y los alimentos. Mantener el orden social será cada día más difícil para el gobierno, lo cual lo impulsará a tomar medidas cada día más fuertes, antagónicas con el espíritu democrático que tiene el pueblo de Venezuela.
Es un escenario difícil el que enfrenta Venezuela y esto viene dándose como resultado a una gestión gubernamental que ha mantenido excluido de las decisiones cruciales del país a los sectores que por razones ideológicas no se han plegado a la revolución.
El país se hace con todos los humanos que viven en él, si se excluye el conocimiento de gente preparada por no ser de una tolda política las consecuencias se pagan con una desarmonía que puede traer consecuencias nefastas a la sociedad.