miércoles, 30 de julio de 2014

¿El desabastecimiento es una crisis ambiental?

Por: Marcial Barrios
Cuando una especie no consigue su alimento en su territorio se desarrolla una crisis alimentaria con manifestaciones de diversas índoles, en algunos casos las especies migran en busca de alimento, mientras que en otros casos pueden comerse a sí mismos o comenzar una lucha mortal por los alimentos. La escasez es considerada una crisis ambiental en una especie.
Pero ¿quién induce la crisis alimentaria? En el contexto mundial se comenta que grandes corporaciones como Monsanto tienen la capacidad de inducir crisis alimentarias mediante la manipulación genética de especies vegetales como el maíz y trigo, que son de altísimo consumo en la humanidad.
Por otra parte existen gobiernos que manejan tácticas de control alimenticio para influir en el comportamiento de la población y de esta manera conseguir la conducta que ellos esperan a través de esta perversa manipulación.
Ahora usted pensara que es muy maquiavélico jugar con el alimento de niños, mujeres y hombres que desde su ignorancia no entienden este juego. Pues, como dice el dicho, “Piensa mal y acertaras.”
En Venezuela hemos experimentado la sistemática destrucción y posterior abandono de grandes unidades de producción agropecuarias que han devenido en inmensos territorios abandonados y en muchos casos víctimas de crímenes ecológicos como ocurrió con la muerte de más de 3 mil chigüires, porque invasores sustrajeron las bombas de agua del Hato el Cedral y dañaron los embalses donde miles de estos animales convivían con una exuberante fauna.
La destrucción del sistema productivo nacional ha conllevado estratégicamente a que seamos dependientes en su totalidad del gobierno nacional quien a través de los recursos de Pdvsa ha desarrollado una metodología de compra de comida para el pueblo, donde se ha abrogado el monopolio de la alimentación casi en su totalidad. Esta táctica militar de manejar los suministros alimenticios mantiene a una población cautiva donde se “subsidia” el alimento creando un condicionamiento pavloviano que se basa en el posicionamiento de la “marca”, en este caso la marca es el gran líder gubernamental.
Pero la escasez creada trae como consecuencia una gran crisis social que comienza a incomodar y ha hecho que muchas personas migren de su zona, en este caso el país. El tema humano es mucho más complejo que el de una especie irracional, ya que el humano no solamente se alimenta, sino que desea saciar sus necesidades reflejadas en la  pirámide de Abraham Maslow.

Es decir que cuando alguno de los 5 puntos  de la pirámide de Maslow falla el conflicto se incrementa.
Es por esto que la crisis social de Venezuela se puede entender como una crisis ambiental, ya que cualquier especie necesita, un nido o casa y alimento, pero los humanos necesitan también; seguridad, transporte, educación y salud.
Es decir, que sin esos elementos nos encontramos al margen de un país desarrollado, y por ende se considera país en vías de desarrollo. Siempre y cuando se logre que cada uno de sus seres vivos consiga cubrir sus necesidades básicas.
Vemos entonces la escasez de alimento, se une a la escasez de bienes y servicios que desequilibran el funcionamiento optimo de la sociedad creando crisis social.

Otros aspectos de la crisis ambiental
Observando la realidad social de Venezuela podemos ver como la violencia obedece a un problema de desequilibrio ambiental, donde la familia se ha ido destruyendo y con ella el respeto a los valores y la vida.
Se preguntará, ¿por qué ambiental?  cuando usted observa el ambiente donde crece el individuo, vera que se desarrolla según la influencia del medio que lo rodea. Una vivienda asinada, donde los padres están ausentes, y en un vecindario dominado por la mafia, seguramente será caldo de cultivo para crear personas que entienden la vida de forma violenta. A esto se suma los embarazos precoces, adulterio, paternidad irresponsable, incesto, prostitución y muchas otras situaciones.
Es por esto que la planificación urbana debe plantearse la existencia de una Venezuela dentro de 50 años y para esto hay que comenzar a construir los nuevos centros de desarrollo, pero bajo el concepto sustentable, respetuoso del ser humano y del ambiente.

Soluciones
La solución es compleja ya que el crecimiento errático de la población continua y la oferta de bienes y servicios decrece en una población que crece. Esta bola de nieve se nutre del populismo del gobierno paternalista y rector de todo, se nutre de la ignorancia, la falta de comunicación dirigida al cambio social y por la falta de planificación sobre el futuro de los próximos millones de venezolanos que vendrán en las próximas décadas.
Mientras la renta petrolera sirva para comprar alimentos e insumos básicos con el objetivo político  de manipular las masas, cada día nos sumergiremos más en el rentismo petrolero, la escasez y la poca producción interna.
La economía no es una cuestión de ideologías sino de decisiones pragmáticas que estén en sintonía con el desarrollo y el ambiente. Crear situaciones de escasez para manipular las masas puede servir por un tiempo, hasta que de verdad el aparato productivo colapsa.
Luego explicaremos lo que es la economía verde o ecológica, el futuro de la humanidad...



martes, 29 de julio de 2014

Bombardeos en central petrolera en Libia contamina a gran escala

SkyTruth


Posted: 28 Jul 2014 01:52 PM PDT
A fuel storage site in Tripoli was apparently hit by rocket fire this morning and set ablaze. Satellite imagery taken today from NASA's Terra satellite shows a long, black smoke plume originating at Libya's capital and extending many miles to the west-southwest.  The Libyan government is asking for international assistance to extinguish the massive blaze.  

See updates on our Facebook page.  

MODIS image from Terra satellite taken on July 28, 2014. Dark plume of smoke emanating from center of Tripoli, probably marking the site of a fuel-depot fire reported today. Natural-color image.
MODIS/Terra image, July 28, 2014. Infrared composite (Bands 7.2.1).
Detail from 7-2-1 infrared composite above. Large orange patches indicate source of exceptionally hot fire.

lunes, 28 de julio de 2014

Entrevista a Daniel Delgado: "La lucha del comunicador ambiental"

Daniel Delgado, Periodista ecológico o comunicador ambiental, nos explica en esta interesante entrevista la necesidad de impulsar la cultura y la conciencia ambiental en Venezuela, mostrando un desafiante ímpetu en la creación de ciclo vías en la isla de Margarita y propulsando la nueva ruta eco-turística den bicicleta desde Porlamar a Manaus en una exótica ruta de 2 mil kilómetros que cruza desde playas fantásticas hasta la inmensidad del macizo guayanes -el lugar mas antiguo del planeta Tierra-.
Daniel Delgado, miembro fundador de los "Periodistas ante el cambio climático" y creador de la plataforma comunicacional "Ecoscopio", ganador del Premio Nacional de Periodismo Ambiental "Arístides Bastidas" entre otras notables acciones en el mundo del eco-periodismo.

lunes, 21 de julio de 2014

La Red de Organizaciones Ambientales de Venezuela ante la resolución de desocupación de la Fundación Científica Los Roques


La Red de Organizaciones Ambientales de Venezuela ante la resolución de desocupación de la Fundación Científica Los Roques 

La Red de Organizaciones Ambientales No Gubernamentales de Venezuela (Red ARA), en nombre de las 34 organizaciones que la integran, expresa su firme rechazo a la resolución del Territorio Insular Francisco de Miranda y el Ministerio de Agricultura y Tierras (1), que revoca la autorización a la Fundación Científica Los Roques, para operar la Estación Biológica Dos Mosquises, ubicada en el Parque Nacional Archipiélago Los Roques desde 1967.

No entendemos las razones a las que obedece la citada resolución contra una institución que por más de 50 años, ha sido apoyo técnico y científico del Estado en materia de investigación y conservación marina, que ha generado la información necesaria para la creación y reglamentación del primer parque marino de Venezuela, el manejo y conservación de especies marinas emblemáticas y buena parte del conocimiento que hoy tenemos sobre estos ecosistemas y sobre los asentamientos insulares de indígenas venezolanos.

Más allá de la base legal de la medida, la Red ARA considera injustificada la desocupación de la Estación Biológica Dos Mosquises, a través de la cual, Fundación Científica Los Roques ha brindado una valiosa plataforma a cientos de investigadores en Venezuela y el mundo y ha sido aula abierta para la formación de docentes, estudiantes, funcionarios, operadores, público general y pobladores del Archipiélago, lo que hace de esta Estación Biológica una referencia mundial en investigación y educación ambiental.

Como miembros de la sociedad civil organizada, que creen y ejercen el principio constitucional de corresponsabilidad ciudadana, nos preocupa la publicación oficial de una resolución cuyo texto no señala justificación alguna de dicha medida, generando un grave precedente que amenaza el derecho de libre asociación, en un país que propugna como valores superiores “…la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social…” (Art. 2 CRBV)

La Red ARA se suma a la solicitud de la comunidad científica, académica, ambiental y ciudadana, así como de los habitantes del Archipiélago Los Roques e instamos al Ministerio de Agricultura y Tierras y a la Jefatura del Territorio Insular Miranda a reconsiderar y revertir esta lamentable resolución. Así mismo, los invitamos a establecer y mejorar los mecanismos de comunicación, cooperación y apoyo institucional y financiero con la Fundación Científica Los Roques, en coordinación con otros organismos gubernamentales como INPARQUES, Ministerio del Poder Popular para el Ambiente e INSOPESCA, responsables de la administración y conservación de este patrimonio natural de los venezolanos para las generaciones presentes y futuras.


Caracas, 21 de julio de 2014
Comité Coordinador


(1) Resolución conjunta del Territorio Insular Francisco de Miranda (Decreto N° 12014) y Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras (N° 0272014) del 30 de abril de 2014, publicada en Gaceta Oficial 40.443 del 30 junio del 2014

Ver el comunicado en el blog de la red ARA

martes, 1 de julio de 2014

Un pueblo amazónico de Perú mejora su vida con mucho ingenio

Agua y saneamientoAlimentación y agriculturaAmbienteAmérica Latina y el CaribeBiodiversidadDesarrollo y ayuda,DestacadosEconomía verdeEconomía y comercioLas elegidas de la redacciónPobreza y Metas del MilenioReportaje especialTierraméricaÚltimas Noticias

Un pueblo amazónico de Perú mejora su vida con mucho ingenio

© Reproducir este artículo|     |  Imprimir | 
Un habitante de Jepalacio lleva a su casa un bidón azul de 20 litros de “agua Jepe” por una de las polvorientas pero limpias calles del pueblo amazónico peruano. Una rutina saludable que siguen muchas familias cada día. Crédito: Milagros Salazar/IPS
Un habitante de Jepalacio lleva a su casa un bidón azul de 20 litros de “agua Jepe” por una de las polvorientas pero limpias calles del pueblo amazónico peruano. Una rutina saludable que siguen muchas familias cada día. Crédito: Milagros Salazar/IPS
JEPELACIO, Perú, 1 jul 2014 (IPS) - Tiene 33 años y una imagen de rapero, pero José Antonio Bardález es el alcalde de Jepelacio, en la Amazonia peruana, que con mucho ingenio convirtió el manejo ambiental de la basura en una fuente de ingresos y potabilizó agua de manantial, entre otras innovaciones.
“Soy ingeniero civil, pero creen que soy ingeniero ambiental”, asegura a Tierramérica el alcalde mientras maneja sonriente su camioneta y para con frecuencia para saludar entre bromas a pobladores del distrito, ubicado en el departamento amazónico de San Martín, en el norte del país.
Bardález porta pantalones vaqueros (de mezclilla), lentes oscuros y el cabello peinado con gel. Completa su imagen, una camioneta negra de cristales polarizados, de la que movió las letras de la marca comercial para que se lea la que ha creado para los productos sostenibles del pueblo: “Jepe”.
Jepelacio, uno de los mayores distritos de la provincia de Mayobomba, tiene más de 20.000 habitantes y 70 caseríos. La mayoría vive de la agricultura, mayormente del cultivo de café.
El distrito cuenta con una gran y exuberante biodiversidad, pero también sufre una grave deforestación.
“Lo mejor de todo es que los microorganismos no generan malos olores, hay cero contaminación y se le enseña a la gente a procesar la basura para que tenga un ingreso con la venta del abono”: alcalde José Antonio Bardález.
Aunque entre 2006 y 2011, las áreas deforestadas en San Martín mermaron en 36 por ciento promedio, el nivel de deforestación del valle de Gera, uno de los principales de Jepelacio, aún tiene un nivel de deforestación de 65 por ciento, según la no gubernamentalAsociación Amazónicos por la Amazonia (AMPA).
Además, la mitad de la población vive en situación de pobreza y 26 por ciento de los niños y las niñas menores de cinco años padecían de desnutrición crónica en 2009, según cifras oficiales.
Cuando a fines de 2010, Bárdalez asumió la alcaldía, decidió convertir las carencias en una oportunidad de cambio, con un presupuesto mensual de solo unos 93.000 dólares, unos cuatro dólares por habitante.
Para ello, empezó a involucrar a los pobladores en la recogida de la basura para transformarla en abono para la agricultura, de manera económica. Las familias mantienen limpias las calles y separan el material orgánico e inorgánico, para luego depositarlo en baldes de plástico, costales, bolsas o cualquier otro depósito que funcione para la tarea.
En las calles polvorientas y sin asfalto de Jepelacio, se observan esos pequeños depósitos afuera de las casas que luego son vaciados por personal de la municipalidad para procesar la basura con la ayuda de microorganismos eficientes, como mezcla de levadura, melaza, suero de leche o rumen de vaca.
Un litro de este fermento es capaz de descomponer 100 toneladas de material orgánico, explica el alcalde. En cinco días, estos residuos pueden elevarse a una temperatura de 70 grados centígrados, y luego lo que queda pasa por un cernidor hasta que el producto final sea el “Jepe abono”. El proceso dura poco más de dos semanas.
Cada mes el municipio descompone 30 toneladas. Hacerlo cuesta unos 3.500 dólares, que financian la venta del abono, a 143 dólares la tonelada.
Para Bardález, es una fórmula rentable se la mire por donde se la mire, porque construir un relleno sanitario costaría casi un millón de dólares, que la municipalidad solo podría financiar destinando todo su presupuesto de un año, sin posibilidad de acometer ninguna otra obra.
“Lo mejor de todo es que los microorganismos no generan malos olores, hay cero contaminación y se le enseña a la gente a procesar la basura para que tenga un ingreso con la venta del abono”, dijo.
Para que la experiencia sea replicada, la municipalidad impulsa un concurso de miniplantas de abono para 10 de sus caseríos. “Con eso ya gané 10 pueblos limpios”, contabilizó el alcalde.
El alcalde José Antonio Bardález en la planta de tratamiento de “Jepe abono” que ha instalado para generar cambios sostenibles en su distrito de Jepelacio, en la Amazonia peruana. Crédito: Milagros Salazar/IPS
El alcalde José Antonio Bardález en la planta de tratamiento de “Jepe abono” que ha instalado para generar cambios sostenibles en su distrito de Jepelacio, en la Amazonia peruana. Crédito: Milagros Salazar/IPS
Además, comienza a impartirse en los grados superiores de la educación secundaria del distrito un curso para que los estudiantes aprendan cómo hacer el abono y tengan nociones del manejo de una empresa familiar, para ayudar a mejorar la gestión de las fincas de sus familias.
“Este abono tiene un valor. No hay que regalarle cosas a la gente, si no te cuesta no lo valoras”, adujo Bardález tras explicar que existen programas gubernamentales que entregan costales de abono a los agricultores y estos, en lugar de usarlos, los venden a mitad de precio para obtener dinero en efectivo.
“Está bien que hagan ese abono para que lo vendan a la población a menos precio”, dijo Martina Díaz Vásquez, una mujer de 39 años con siete hijos. Ella, contó a Tierramérica, llegó a los 11 años a Jepelacio desde Cajamarca.
Más de 80 por ciento de los habitantes del distrito provienen de otros departamentos, principalmente de los andinos de Cajamarca y Piura, lo que implica el reto de involucrarlos en un proyecto de un lugar donde no nacieron, explicó a Tierramérica la directora de AMPA, Karina Pinasco.
“Resulta innovador que una autoridad haya transformado un problema (la basura) en una oportunidad. No he visto otra experiencia similar en San Martín”, señaló Pinasco.
El ingenio de Bardález aparece en otras obras municipales, asociadas con los recursos naturales del distrito.
El alcalde vio en el agua clara de un manantial la posibilidad de convertirla en apta para el consumo humano y solventar así el problema de enfermedades diarreicas en el distrito. Ahora esa agua es filtrada y procesada con delgadas varas de plata, un metal que opera como potente eliminador de bacterias.
Desde hace dos años, los pobladores pueden acceder a bidones de 20 litros de agua por menos de 50 centavos de dólar. “Es buena para tomar, ya no necesitamos hervirla. Nos ahorramos tiempo y dinero”, contó a Tierramérica la madre de tres hijos Margarita Delbado.
Actualmente, esos llamativos bidones azules de “agua Jepe” se entregan gratuitamente a las escuelas y a 100 “familias saludables”, al mantener limpias sus casas y el entorno y procesar adecuadamente la basura.
En abril de 2013, la municipalidad de Jepelacio recibió un reconocimiento del gobierno departamental de San Martín como aliado en la implementación de un programa especial para mejorar la nutrición infantil.
En diciembre, el Ministerio de Salud lo reconoció con uno de los municipios que contribuye a enfrentar problemas sociales que afectan a la salud de la población.
Al manejo de los desechos y el tratamiento del agua, se suma la creación de una piscina hecha en la caída del agua de la quebrada Rumi Yacu. Bastó empozar el agua y rodearla de piedras para crear un espacio lúdico al aire libre para los niños y sus familias.
“Se puede innovar con pequeñas cosas. El siguiente paso es que haya más ‘agua Jepe’ para todo el distrito, que se mejore el tratamiento de los residuos y seguir avanzando”, aseguró Bardález, quien decidió saltar a la política porque en su trabajo como técnico no lograba que las cosas se hiciesen realidad.
Cundo en los primeros días de su gestión pidió un préstamo para comprar maquinaria pesada, le llovieron críticas. ¿Por qué comprar una excavadora, un camión tractor, una motoniveladora o una volqueta?, se preguntaban varios.
Pero las voces se callaron cuando vieron la apertura de caminos o el movimiento de piedras. Bardález es un convencido de que hay que arriesgar. Y arriesgó.