martes, 30 de diciembre de 2014

Todo apunta a un gran cambio para el 2015

Optimismo versus fatalismo económico y social en 2015

Hay un optimismo necesario que se proyecta en los cambios sociales que se aproximan y aquellos venezolanos que lo apoyen tendrán su merecida recompensa de vivir la reconstrucción de la paz y la prosperidad en Venezuela.

Por: Marcial Barrios

Más de cinco lustros de la revolución Bolivariana han puesto al pueblo venezolano a pensar en los aciertos y desaciertos de este movimiento político que movió la fibra del pueblo por la promesa policía de erradicar la corrupción y sembrar el petróleo para un mejor mañana. Hoy las promesas rotas han desnudado la realidad y los hechos demuestran una amplia crisis social que cruza transversalmente la moral, la economía, lo social y ambiental del país.
Sin embargo, el tiempo de encarar la realidad nos lleva a pensar en la obligación de una gran rectificación y la imperante necesidad  de cambiar los rumbos del país hacia un mejor destino que nos aleje de las alarmantes cifras de descomposición social expresadas en la criminalidad y el crecimiento exponencial de la pobreza.
La primera gran decisión que se debe tomar con valentía es asumir que el país se encuentra en un estado precario de economía y sin un rumbo definido de crecimiento y desarrollo de la población. Es decir que debemos plantear sinceramente el problema.
La segunda gran decisión que nos toca a cada uno de los individuos es ver a Venezuela como nuestro país y comenzar a actuar mejorando lo que podamos desde nuestro interior como  seres humanos hasta realizar acciones tan simples como no ensuciar y preservar los espacios físicos de nuestra república.
Sincerar la situación nos llevará a buscar soluciones desde la individualidad y los grupos sociales que enfrenten con coraje las carencias que el Estado venezolano no ha podido cumplir y que jamás cumplirá, por el simple hecho que no tiene recursos económicos ni humanos para lograr al menos bajar los índices delictivos y aumentar el aparato productivo nacional.
La luz en el túnel depende de la claridad con la que cada ciudadano entienda su futuro, ya hemos pasado más de 17 años con un discurso de división que no ha ayudado al país al crecimiento de su integridad nacional, sino simplemente a la quiebra moral y económica.
2015 es un año de reflexión profunda y acción social que sin duda iniciará la transición a un nuevo Estado que deje de ser acaparador de todas las esperanzas y se aleje de ser un ente interventor en todos los aspectos. Ya el modelo revolucionario fracasó y es hora que modelos más sustentables e integracionistas como los planteados en la ecología política sean mostrados ante la opinión pública, para demostrar las bondades que puede alcanzar este nuevo paradigma político.
Hay un optimismo necesario que se proyecta en los cambios sociales que se aproximan y aquellos venezolanos que lo apoyen tendrán su merecida recompensa de vivir la reconstrucción de la paz y la prosperidad en Venezuela.

El que con optimismo mentaliza la transición positiva y pacífica de nuestra República da el primer paso, porque se enfoca en un cambio de actitud necesario para el progreso de Venezuela

Los cambios de las naciones comienzan cuando los ciudadanos entienden sus problemas, los enfrentan y comienzan a trabajar en ellos, mas allá del cambio de gobiernos o ideales.
Si continuamos en el mismo camino seguiremos con los mismos resultados...

jueves, 4 de diciembre de 2014

Navidades color petróleo

 
El precio del petróleo sigue cayendo y marca menos de 68 dólares el WTI, y este desplome no lo ha detenido ni la demanda energética invernal del hemisferio norte


Por: Lic. Marcial Barrios

Los precios del petróleo continúan su caída a pesar que se está registrando uno de los inviernos más fríos en los últimos 20 años en el hemisferio norte. Las condiciones climáticas invernales que normalmente habían incrementado los precios del crudo no son suficientes para evitar la catastrófica caída que se aúna a la desaceleración de las economías asiáticas según expertos economistas.
La causa es que Los Estados Unidos de América junto a Canadá han iniciado una explotación energética que los ha puesto como un competidor mas dentro del área de la producción de energías fósiles. Sin embargo, uno de los objetivos de este desarrollo energético es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en 30%, pero esta iniciativa a impactado fuertemente en el precio de los combustibles de forma global.

La tendencia a la baja en el precio del petróleo ha iniciado un reacomodo de la geopolítica energética, lo cual trae por consecuencias que países como Venezuela que apalancó sus políticas estratégicas en una renta petrolera afecte la economía de toda la región.
Los economistas de Barclays Capital hablan de un barril alrededor de 66 dólares  en el próximo año, sin embargo esta afirmación se pone en duda ya que en pleno invierno el consumo energético mundial no logra detener la caída de los precios llegando a menos de 68 USD por barril WTI.
Las autoridades venezolanas a pesar de la crítica situación que se presenta mantiene la calma y envía un mensaje de tranquilidad al país, mientras que en contraste los precios del dólar paralelo se disparan a más del 60% incrementado la inflación y empujando una nueva devaluación que corroe el precario salario de los venezolanos.
Más de la mitad de los venezolanos viven con un sueldo mínimo que no pasa de 6 mil bolívares mensuales, el dólar paralelo en Venezuela ya ha llegado a 160 Bs por unidad lo cual indica que un sueldo mínimo en Venezuela equivale a 37.5 USD al mes. Sin embargo, las autoridades advierten que el llamado “dólar paralelo” es parte de una “guerra económica” y de especuladores que no respetan la tasa oficial de 49.98 de Sicad 2.  Un sueldo mínimo a la tasa de 49.98 es equivalente a 120 USD al mes, unos 6 dólares diarios.
Lo cierto es que la caída del petróleo reduce cuantiosamente el presupuesto que mantenía Venezuela y que le daba márgenes de maniobra para anclar el proyecto “revolucionario” en toda América latina.
El reto de Venezuela -siendo una economía basada 96% en la exportación petrolera, y 90% dependiente de las importaciones de alimentos, insumos y tecnologías de todo tipo- es lograr reducir las inversiones innecesarias para no descompensar los precios de los productos básicos.
Ya se escucha la negociación de deuda venezolana de sus aliados de Petrocaribe ante empresas privadas transnacionales que pueden ver una oportunidad de negocio en medio de la fuerte presión social que comienza a hacer mella en las encuestas de aceptación gubernamental del actual presidente de la nación caribeña.
Venezuela aun cuenta con margen de negociación para “mantener” las políticas populistas por un corto tiempo, pero a esto se le acerca la presión inexorable de adecuar el precio de la gasolina y otros combustibles como método para palear el hueco financiero que le acecha.
El incremento de la gasolina ha sido temido por los gobiernos venezolanos por las reacciones que suscitaron en el llamado “Caracazo” de 1989, donde una protesta nacional se convirtió en un territorio de guerra con incontables muertos producto del enfrentamiento de las fuerzas militares nacionales y la población civil.
En conclusión, la caída de los precios del petróleo enciende las alarmas de los venezolanos que sienten el embate en la pérdida de poder adquisitivo sumado a una precaria situación de desabastecimiento arrastrada desde hace años y que ha sido negada reiteradas veces por el ejecutivo nacional.

Comunidades del Pao deben emprender adaptación al cambio climático


Fuente: EL CARABOBEÑO

Las medidas de mitigación y adaptación ante el cambio climático en los sectores rurales de la cuenca del Pao deben ser emprendidas de manera autónoma por comunidades y productores, pero también gestionadas porlas instituciones y organizaciones en el marco de sus funciones.

A la conclusión llegaron investigadores del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo (Infaces-UC) y de Fundación La Salle, al término del proyecto “Sistema de Cogestión Comunitaria de Adaptación al Cambio Climático”.

Durante los últimos dos años el equipo investigador abordó las comunidades de Pira Pira, Palmar de Paya y Palmarote del municipio Libertador. La propuesta del Sistema de Cogestión está lista y en manos de sus habitantes. “La finalidad es anticiparse a los efectos del cambio climático, utilizando los saberes existentes, y gestionar la aplicación de estrategias factibles”, evaluó la coordinadora del proyecto, Esmeya Díaz.

Aplicación favorable

El reto fundamental consistió en seleccionar los componentes del Sistema de Cogestión en función de los elementos existentes en el ámbito rural; definir las interrelaciones requeridas e identificar las estrategias agrícolas para garantizar la mitigación y adaptación en ese sector productivo, explicó Díaz.

El sistema propuesto tiene una perspectiva favorable de aplicación por distintos motivos, enumerados a través de un boletín de prensa. Primero, identificó los sectores afectados por el cambio climático y seleccionó los más relevantes: el sector agrícola y la disponibilidad del agua. Luego, incorporó las estimaciones de riesgo y vulnerabilidad agrícola en estas poblaciones.

También identificó del marco legal los instrumentos que deben ser aplicados para la protección y gestión de la cuenca del Pao, y corroboró el proceso de formación y capacitación de las comunidades por diferentes instituciones del área agroecológica. “Detectamos que los productores prefieren el acompañamiento técnico en campo”, refirió Díaz.

Adaptación necesaria La decena de instituciones que tienen acción clave en la zona (ministerios, gobernación, alcaldía, universidades, fundaciones y comunidad organizada) fueron identificadas y entrevistadas por el equipo.

Esa vinculación sirvió, incluso, para que Infaces-UC, por intermedio del Consejo Comunal de la Y de Paya, entregara a la Secretaría de Infraestructura de la Gobernación tres solicitudes de vialidad, reparación de comedor y preescolar y construcción de un pozo para agua potable.

Los cambios inminentes de temperatura y lluvia alertan sobre la necesidad de que especialmente las
comunidades rurales actúen. En Venezuela solo se ha elaborado la Primera Comunicación Nacional sobre la materia, mientras que otros países latinoamericanos han avanzado hasta una quinta. Acciones como el Sistema de Cogestión propuesto trazan rutas propias de adaptación local al cambio climático.  (DP)

Artículo relacionado 


Estación meteorológica ayudará a productores en adaptación al cambio climático


Cada 15 minutos es posible obtener datos actualizados sobre distintas variables del clima en la cuenca del río Pao, en Carabobo. De eso se encarga la nueva Estación Meteorológica que funciona en el embalse Pao-Cachinche. El uso de sus estadísticas abrirá beneficios de impacto no solo social, sino académico y técnico.

¿Está lloviendo menos?, ¿o hace más calor?, ¿y la humedad, bajó o subió? Son algunas dudas cuyas respuestas podrán ayudar a los productores agrícolas de Palmar de Paya, San Pedro y Pira-Pira a obtener más información para cumplir con las medidas de adaptación al cambio climático que ya aprendieron, gracias al proyecto de Sistema de Co-gestión Comunitaria.

En el aspecto social, la Estación Meteorológica es un aporte potencial a la planificación y operación de la actividad agropecuaria para consumo interno que se lleva a cabo en estas comunidades, aventajó
Esmeya Díaz, coordinadora del proyecto de investigación, que adelantan la Universidad de Carabobo y Fundación La Salle.

Sobre el ámbito académico, en la Facultad de Ingeniería la estación servirá de insumo para un centenar de tesistas anuales de pregrado, así como de la maestría y el doctorado en Ingeniería Ambiental. Desde el punto de vista técnico, contribuirá al control operativo del embalse que ejerce la estatal Hidrocentro.

Así funciona:

El monitoreo de la estación es responsabilidad de Adriana Márquez, coordinadora del Centro de Investigaciones Hidrológicas y Ambientales (Ciham) de Ingeniería-UC, acompañada por la también ingeniera Maryelvi Jiménez, con el apoyo de Hidrocentro y la colaboración de programadores y estudiantes.
Instalada en 2013 en alianza con Fundación La Salle y con aportes del Fondo Nacional de Ciencia y
Tecnología (Fonacit), la Estación Meteorológica Inalámbrica de tipo Vantage Pro2 Davis se encuentra totalmente operativa a partir de octubre.

La Estación es mucho más que la delgada armazón metálica que alcanza a verse en Pao-Cachinche. En realidad esa es la torre que mantiene un conjunto de sensores e instrumentos encargados de captar distintas variables de la hidrología y la meteorología, ciencias que estudian las aguas y la atmósfera.

Los sensores se comunican de forma inalámbrica con una consola, que muestra y almacena datos de lluvia, presión, temperatura, humedad, evaporación, radiación ultravioleta, velocidad y dirección del viento. El software usado (WeatherLink) permite graficar, analizar, exportar e imprimir los registros según el tiempo predeterminado en la estación, explica un boletín de prensa del Proyecto Cambio Climático. (DP)