jueves, 25 de febrero de 2016

Crisis de Salud en Venezuela


El sistema público y privado de salud se encuentra en un momento crítico y aunque la constitución habla que el estado debe ser garante de la salud, cada día se aleja más este artículo de la Carta Magna de la realidad del venezolano.

Lic. Marcial Barrios
CNP 22.708

Un hombre joven lamentaba la muerte de su madre en este mes de febrero en un pequeño poblado del estado Zulia porque simplemente los hospitales rurales sin ningún tipo de dotación solo cuentan con el personal que hace de tripa corazón para atender la cruel situación que se vive en el país caribeño.
Es archiconocido que si un paciente ingresa a un centro hospitalario público los familiares o amigos deben salir rápidamente a buscar insumos para que el paciente pueda ser tratado, y esto incluye desde medicamentos de alta gama hasta retrovirales, antipiréticos, antialérgicos, anticonvulsivantes, gasas y jeringas que en muchos centros asistenciales simplemente no los tienen. La escasez de medicamentos oncológicos es notable en un país donde se detectaron al menos 26 mil casos de cáncer en 2014 según la OMS[1]
La crisis humanitaria que se vive en Venezuela repercute también en los centro privados de salud que se ven afectados administrativamente por el pago impuntual de las empresas de seguros y por la inexistencia de inventario en los proveedores de productos médicos que en muchos casos han cerrado sus puertas o simplemente están atados de manos por no poder importar los productos ya que el Estado no aporta los dólares regulados a dichas casas comerciales.
La crisis de salud es una crisis sistémica donde se involucran diversos factores de la sociedad como losfabricantes e importadores de productos farmacéuticos, mermados por la escasez de materias primas ya que los controles de las divisas no permiten que se importe al dólar libre o paralelo. Esta política de estado ha frenado a las grandes corporaciones a importar y producir internamente.
No solo son los farmaceutas, también las empresas de detergentes y alimentos han desaparecido o menguado por las mismas causas económicas lo cual ha dejado a centros salud en condiciones de insalubridad.
Los salarios de los galenos, enfermeras y personal hospitalario ha impulsado a más de 10 mil médicos y personal afín a dejar Venezuela ya que el sueldo de estos ciudadanos no llega a 150 dólares mensuales mientras que en países como Ecuador, Argentina, Colombia los sueldos de los galenos superan los mil dólares.
La crisis alimenticia también influye en la dieta diaria de los pacientes recluidos en centros de salud por la escasa cantidad de comida que se encuentra en el país. El menú que se les dan a los enfermos muchas veces carece de proteínas porque simplemente no se consigue pollo, carne o huevos. Algunos centros de salud reportan bajo suministro de agua.
Crisis de seguridad, en enero dentro del hospital central del Mérida HULA médicos del recinto fueron robados a mano armada dentro de las instalaciones, situación que se ha repetido en diversos centros hospitalarios del país por la ineficiente vigilancia prestada por los cuerpos de seguridad.  Es común escuchar que los médicos sean amenazados para atender de primero a un líder de las bandas de hampones.
Crisis de equipos, el mantenimiento y compra de equipos médicos ha llegado a un punto donde importantes tomógrafos, rayos X, diálisis, microscopios, facos, y demás aparatos para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades simplemente están abandonados por falta de mantenimiento o los insumos para su funcionamiento.

Buscando soluciones al sector salud

El diputado a la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, denunció en la sede de la  Organización Mundial de la Salud, la crisis humanitaria de salud en Venezuela. Igualmente la comisión de salud de la Asamblea Nacional informó que la medida ha sido aprobada por la Asamblea Nacional para buscar abastecer al país con los medicamentos ya que según Freddy Ceballos presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela desde enero “En Venezuela hay un 80 % de fallas en el abastecimiento de medicamentos y una deuda con el sector de cuatro mil millones de dólares”


 Reflexión sobre el sector salud

La mística del personal médico, enfermeras y obreros hospitalarios mantiene el sistema de salud de Venezuela a pesar del continuo deterioro y las adversidades. Hay que dar un gran reconocimiento ha todos esos seres que se mantienen con dignidad luchando para dar los mejores resultados.
Sin embargo, la crisis humanitaria de salud que vive el país mantiene las áreas de investigación resagadas por falta de insumos, presupuesto y en muchos casos por la fuga de grandes talentos. 
Las consecuencias de este bache histórico en la calidad de la salud venezolana aun no las podemos saber pero si alertamos que la crisis se puede aumentar si ocurren fenómenos naturales que han quedado olvidados por los entes gubernamentales que se han dado a la tarea de tapar con propaganda la realidad del país.
Aun quedan casas comerciales haciendo lo posible para mantener los suministros, y a pesar de los grandes controles, la corrupción y demás problemas que aumentan los costos de los medicamentos, fármacos y equipos que entran al país, hay un numero de ciudadanos dispuestos a que el país siga adelante.