jueves, 14 de agosto de 2008

El comunicador social ¿es social?

Marcial Barrios

Parece extraño pensar que en estos días la palabra paz exista aun, mas en los tiempos que los discursos de las personas de nuestro país, tienden a volverse más violentos, radicales y descontrolados. Unos hablan del socialismo; que viene a repartir equitativamente las riquezas para de esta manera distribuir entre todos los venezolanos el producto del trabajo colectivo, poder para las comunidades. Mientras que otros se visten de ángeles vengadores, portadores del mensaje salvador de la patria, tan solo por ser antagonistas al oficialismo… y como cable conductor de este debate nos encontramos los comunicadores sociales, ¿Sociales? Parece que muy alejados de la sociedad, ya que en medio de esta cascara de frágil verdad, encontramos que nuestro mensaje no es más que la repetida intensión de los hombres deseosos de poder, que manipulan el espacio en los medios de comunicación según sus conveniencias. Y si eso no es verdad, como se explica que la mayor parte del tiempo y la mayor parte del centimetraje de los medios impresos mas “importantes” del país, lo dediquen a simplemente mostrar lo que unos privilegiados dicen. Comunicador Social debiese ser el que le da cabida a las propuestas expresadas por una diversidad social, donde se puedan llevar las múltiples ideas positivas que esconde el colectivo y que son anuladas por ese muro de Berlín comunicacional que no deja expresar a la gente con nuevas ideas. ¿Cómo es posible que los medios de comunicación se parcialicen tan solo por lo que diga el oficialismo o lo que dice la supuesta oposición? ¿Dónde queda la sociedad? ¿Dónde quedan los proyectos de país que crean los otros factores pensantes de Venezuela? ¿Dónde queda la supuesta distribución equitativa socialista, si ni siquiera existe una distribución equitativa de la paz, del respeto al pensamiento y al ambiente?
Es entonces el momento de reflexionar, de actuar, de crear las bases de un nuevo renacimiento, ya que mientras se contaminan nuestras fuentes de agua, se talan arboles indiscriminadamente, se apoyan las invasiones, se vive entre la basura en las áreas urbanas y lentamente desgastamos nuestras vidas en las cotidianas e interminables colas de vehículos en la ciudad; no tenemos el valor de decirle a los patronos de los medios de comunicación que ese espacio que se le da al mensaje; no es lo que realmente le importa a la sociedad. Debemos luchar para liberarnos del gran embudo al que nos están sometiendo, no es verdad (… y todos lo sabemos) que los medios de comunicación estén ayudando al mejoramiento de la calidad del Venezolano.
En este trayecto de vida que nos queda, toca pensar, si realmente estamos utilizando nuestro raciocinio y nuestra energía en la búsqueda del país que queremos.

No hay comentarios: