sábado, 2 de octubre de 2010

Cultivos orgánicos en Venezuela

Movimiento Ecológico de Venezuela visitó sembradíos orgánicos en Mérida




No es posible que por el rendimiento y la “calidad” de los productos sacrifiquemos la salud del planeta.
Los hechos demuestran que los controles biológicos pueden evitar la contaminación de suelos y ríos a la vez que pueden dar resultados óptimos


MARCIAL BARRIOS

En los últimos años se ha demostrado que el impacto de los agroquímicos ha cruzado la frontera de la salud del planeta y humana convirtiéndose en un gran elemento contaminante que ha incentivado a algunos agricultores a comenzar a fabricar en Venezuela productos denominados orgánicos que tengan la capacidad de preservar el ambiente.
Tal es el caso del ingeniero forestal, Carlos Perdomo (agricultor, experto en siembras) quien en la parte alta del municipio Miranda, en las cumbres que se encuentra frente al pueblo de Chachopo del estado Mérida, continúa la tradición que hace más de un siglo y medio Don Matías Barrios comenzara en el mundo de la agricultura, como modo de vida en la finca llamada la Santa Cruz del Turmero.
Para Perdomo el combate a los fertilizantes químicos y agrotóxicos recién comienza, a pesar que existen experiencias por más de dos décadas en el estado Mérida. La resistencia al cambio “se debe a la gran publicidad y mercadeo que tienen las grandes casas productoras de productos químicos que han permeado las mentes de los agricultores por muchos años”.
Sin embargo los hechos demuestran que los controles biológicos pueden evitar la contaminación de suelos y ríos a la vez que pueden dar resultados óptimos de las cosechas, estas experiencia vienen dadas por diversas ONG como Cooperación para el Desarrollo Sustentable (CODESU) e institutos nacionales como el INIA localizado en Mucuchies quienes se encargan de producir a muy bajo costo, los insumos necesarios para fertilizar o controlar plagas partiendo desde la base biológica.

Carlos Perdomo destaca que lo más importantes es que los productores del campo sean educados para que comiencen a cambiar su creencia que con solo los agrotóxicos se pueden controlar las siembras y esto solo se logra mediante la demostración en las propias fincas donde se han logrado grandes resultados a costos muy inferiores. El ingeniero propone que estas experiencias sean presentadas en conferencias en las diversas Cooperativas de Sistemas de Riego del estado Mérida, para que podamos tener como objetivo comun el cambio definitivo de los cultivos que tanto daño le han hecho a nuestros suelos y aguas, sin contar los efectos nocivos que tienen sobre la salud humana que finalmente es el consumidor final.
Resulta paradójico que el uso de agroquímicos se haya desatado en las últimas dos décadas tomando en cuenta que en esta finca de la Santa Cruz del Turmero por más de 100 años se ha sembrado de manera biológica, dejando que la propia naturaleza mantuviese el equilibrio de la zona, sin duda debemos mirar con mayor amplitud el trabajo de la agricultura ya que no es posible que por el rendimiento y la “calidad” de los productos sacrifiquemos nuestra salud y la del planeta.
si quiere contactar la experiencia de Ing. Carlos Perdomo contactelo al cel: 04141795047


…………………………………………………………………………………………………………………
Cooperación para el Desarrollo Sustentable (CODESU)
http://www.fundacite-merida.gob.ve/sitio_promocion/conexo/ver_conexo.php?id=111&tipo_pag=entrevista
INIA
http://www.inia.gob.ve/index.php?option=com_content&task=view&id=12&Itemid=39