sábado, 8 de noviembre de 2008

INDIA Y COLOMBIA, PAISES DEL MAÑANA



Los dos países encontraron la capacidad de unificar las tendencias políticas en la búsqueda de un mejor mañana y demostrándolo a través del rescate de los espacios públicos, de la ampliación de las redes educativas, de un sistemático marketing de mensajes positivos ante sus ciudadanos y al exterior
MARCIAL BARRIOS
En la última década he podido ver, como testigo, los cambios posibles de países que parecían condenados por la divinidad a sufrir flagelos de hambre, guerras, pobrezas extremas y una descomposición social.
Remontándome a los agonizantes días del siglo veinte, mientras transitaba por las calles de Calcuta, Delhi o Bombay, se podía ver como la gran miseria deambulaba aparentemente sin rumbo en un país de incontables recursos como lo es India. No han pasado diez años y el cambio en el nivel de vida se ve en las calles, nueva infraestructura vial, y una pujante economía que con su afanado deseo de superación ha logrado levantar a esa masa de más de mil millones de habitantes de una situación que parecía una pesadilla, por supuesto aún falta mucho por hacer, pero los cambios son tangibles.
Otro país que parece haber conseguido los vientos del rumbo de la cohesión social, es Colombia, muy parecida geográficamente a mi país Venezuela, demuestra en sus espacios públicos, como el reordenamiento de la arquitectura ciudadana, ha propiciado ciudades que crecen en la búsqueda de la calidad de vida que tanto esperamos en nuestra nación. Es innegable el avance de la calidad de vida en el pueblo colombiano que da sus primeros pasos en la dirección de sociedades mas equilibradas.
¿Qué ha hecho que estos países tengan este cambio tan favorable en tan corto tiempo?
En mi penúltima visita a India en el 2007 le pregunte a un joven dentro del vagón de tren que abordé rumbo a Mumbai, ¿Qué había sucedido en estos últimos años que veía tanto progreso? Me respondió como lo hicieron muchos otros a los que les hice la misma pregunta - “la unión, la unión de las personas al ver un futuro común sin importar las religiones o las tendencia políticas”- Luego en medio de las reflexiones por ver cambios tan drásticos como; un sistema de autopista que ya alcanza los cinco mil kilómetros alrededor de India, la gente que dormía en las calles y en los terminales de tren bajo una luz mortecina, ahora transitan tranquilamente sin esos rastros de miseria en sus miradas, bajo las nuevas luces del andén de New Delhi y pantallas electrónicas que avisan las salidas de los trenes. Parece increíble que en menos de ocho años se pueda refundar una nación tan gigante desde políticas públicas acertadas, ¡Pero es cierto!
Volviendo a Colombia, me gusta tomar el ejemplo de la ciudad fronteriza de Cúcuta, este sector que por décadas fue la muestra de una ciudad de comercio de toda índole, con vicios arraigados en la sociedad, donde transitar se hacía de modo riesgoso, se ha transformado en los últimos seis años en una ciudad que atiende al turista y vive del turismo, donde las políticas públicas han ido enfocadas a rescatar los espacios de la ciudad, transformándose en un lugar que hasta ha influido en el clima de la ciudad al incrementar la siembra ordenada de arboles.
En ambos casos vemos que la conciencia de país se impone, un rumbo donde los divisionismos no calan, sociedades tan diferentes pero que marchan sobre el objetivo de una visión de vida más armónica, centrada en el pensamiento pacifista y de trabajo. Ya India dejo atrás los tiempos de las guerras políticas. Ya Colombia vence con su deseo colectivo las guerras que aún prevalecen, pero tienden a ser vencidas. Los dos países encontraron la capacidad de unificar las tendencias políticas en la búsqueda de un mejor mañana y demostrándolo a través del rescate de los espacios públicos, de la ampliación de las redes educativas, de un sistemático marketing de mensajes positivos ante sus ciudadanos y al exterior.
Después de todo, ¿quién quiere vivir en guerra toda la vida? la guerra se paga con sangre y dinero, la paz es gratuita.

No hay comentarios: