miércoles, 20 de mayo de 2009

ENTREVISTA A JUAN ELIÉCER RAMIREZ MIEMBRO FUNDADOR DEL MOVEV


























DESPUES DE UN AÑO DE FUNDADO EL MOVIMIENTO ECOLÓGICO DE VENEZUELA, JUAN ELIÉCER RAMIREZ, MIEMBRO DE LA JUNTA DIRECTIVA, CUENTA SU EXPERIENCIA DENTRO DE LA PRIMERA ORGANIZACIÓN DE POLÍTICA ECOLÓGICA NACIONAL, Y COMO HACER, PARA SER PARTE DEL MOVEV EN TIEMPOS DE DIVERGENCIAS SOCIOPOLITICAS.

Por Marcial Barrios



MB.- Como miembro fundador del Movimiento Ecológico de Venezuela (Movev), ¿Cuales han sido las motivaciones por las cuales se decidió por esta idea donde se conjugan las causas políticas, sociales y ecológicas?

JER.- Una larga y extensa experiencia y militancia sociopolítica, pletórica de sueños, desvelos, desengaños, éxitos, fracasos, estudio, investigación, diálogos y monólogos intensos, han permitido finalmente generar una nueva visión, un nuevo paradigma, que a mi modesto juicio, será capaz de producir el impacto necesario sobre la connotación del propio principio de la soberanía popular o poder originario, la primacía de los deberes y derechos humanos, la pluralidad social e ideológica y la presencia de nuevos actores sociales, premisas éstas que impulsan cada vez más a la búsqueda de la perfectibilidad de los sistemas sociales, con énfasis en la creación de novedosos modelos de intervención política. Aun cuando hay fuerzas externas e internas intentando destruir nuestra identidad histórica, nuestra integridad territorial, nuestro acervo cultural y hasta nuestros sueños, dependerá del nivel de compromiso que hayamos asumido quienes hemos nacido y crecido en Venezuela, en armónica unidad con quienes habiendo escogido esta noble tierra, hoy conviven, trabajan y luchan con nosotros bajo este mismo cielo.
El proyecto político representado por la ecología política, como bandera fundamental del Movimiento Ecológico de Venezuela (Movev), está dirigido a lograr cambios positivos y productivos sobre el actual sistema demo-liberal o neo-liberal (con disfraz de socialismo) como algunos también suelen llamarlo. Formar ciudadanos para el sistema al promover una nueva cultura ecológico-política. Es aquí donde se hace pleno el concepto de auto-fecundación; creándose una verdadera cultura sobre la libertad, el orden, la paz y la autodeterminación y progreso integral. He allí la necesidad histórica de nuestra presencia en el confuso escenario político venezolano.

MB.- Tenemos información que dentro de las acciones del Movev se creará una revista ecológica, háblenos de este proyecto; ¿quienes participarán, cuando será su lanzamiento, de donde surge la idea y a qué público estará dirigida?
JER.- La ecología ha alcanzado enorme trascendencia en los últimos años.
El creciente interés del hombre por el ambiente en el que vive se debe fundamentalmente a la toma de conciencia sobre los problemas que afectan a nuestro planeta y exigen una urgente solución. Con esas premias en mente emprendimos el proyecto “Brújula Ecológica”, revista que saldrá próximamente al mercado, para incentivar el interés de los lectores por el ambiente en el que viven concientizándolos sobre los problemas que afectan a nuestro planeta, mediante la creación de una creciente red de suscriptores. En ella tendrán cabida todas las voces, plumas e inquietudes que tengan algo que decir, tanto local como internacionalmente, incluyendo a quienes tienen responsabilidades de gobierno. Estará dirigida a toda la sociedad, pues a todos nos incumbe lo referente al ambiente, la contaminación, el reciclaje, el cambio climático, etc. Aun cuando no será la revista oficial del Movev, ya que tendrá su autonomía operativa, será una herramienta útil para comunicar sus planes y acciones programáticas.

MB.- Ante la polarización política que vive el país, entre la izquierda gobernante y la derecha que aspira retornar al poder ¿Cuál es la posición del Movimiento Ecológico de Venezuela?
JER.- Sin dudas que la realidad que afrontamos hoy en Venezuela, nos obliga a decidir entre tres visiones contrapuestas; la que nos presenta el viejo liderazgo o modelo que se niega a morir pero que languidece, la visión hegemónica que fraudulentamente pretende encasillarnos en la idea atrasada y agónica del pensamiento único y la resolución política presentada por el Movimiento Ecológico de Venezuela, opción de centro, que basa su ideología en la creciente tendencia denominada “Ecología Política”, dirigida a lograr cambios positivos y productivos en armonía con la naturaleza y el medio ambiente, frente a un sistema amorfo, indefinido y depredador como el actual. La tarea principal de nuestra propuesta es formar ciudadanos para el sistema al promover una nueva cultura política. El carácter originario del sistema y los modelos institucionales propuestos, pone en marcha un proceso cultural capaz de hacer posible el nuevo modelo de sociedad que deseamos. Y para formar a estos ciudadanos se parte del criterio de que la Ecología Política tiene que ser enseñada y aprendida, toda vez que representa un puente hacia el nuevo paradigma. La responsabilidad del nuevo liderazgo emergente, además de la preparación para el abordaje de los distintos escenarios donde se toman decisiones, será la de facilitadores en el proceso de contribuir a comprender el nuevo rol de los ciudadanos y ciudadanas como es el de construir una sociedad sin cogollos y sin ideologías dominantes. Una sociedad donde la ideología predominante sea la del amor y el servicio al prójimo, sin distingos de colores, razas, condición social, religión o nacionalidad. Una sociedad donde la principal ocupación del Estado sea procurar el bienestar general de sus ciudadanos, a partir del uso racional de nuestros aun abundantes recursos naturales.






























MB.- ¿Usted cree que la población venezolana ha madurado lo suficiente para seguir los postulados de un partido político cuya propuesta es ecológica?
JER.- Para nadie es un secreto que en más de un ochenta por ciento de la sociedad venezolana, existe un sentimiento generalizado de rechazo hacia cualquier forma de organización que se asemeje a un partido político, lo que ha creado un peligroso vacío, que de no corregirse a tiempo pudiera desencadenar situaciones impredecibles de caos social y anarquía, síntomas que por desgracia están presentes en la última etapa de la fase decadente del colapsado modelo democrático. El principal reto asumido al iniciar el proceso de creación del Movev fue tratar de producir una respuesta integral a la actual crisis venezolana o necesidad de transformación que en este momento enfrentamos y que a su vez pudieran servir de modelo a otras sociedades que se encuentran inmersos en la misma búsqueda. Ya conocemos los grandes esfuerzos desplegados por todos los gobiernos en nuestras naciones a fin de superar las dificultades y riesgos del presente; de forma que preocupa sobremanera que elegimos Presidentes, sustituimos un grupo administrador por otro, cambiando incluso una ideología por otra y sin embargo la complejidad social aumenta, la pobreza material y espiritual no son frenadas; la corrupción, la violencia y la inseguridad no se detienen. Una escalofriante crisis de valores conductuales de vida en el ser, hace de nuestros pueblos sociedades desgarradas por un “relativismo liberal”, un “subjetivismo” ético, un “caos de vicios” y hasta una preocupante desesperanza.
La oportuna presencia de nuestra incipiente organización en la escena política venezolana, es un claro indicio de madurez en la búsqueda inteligente de una tercera vía para salir de la crisis, que más que económica y política, es ética y moral.


MB.- Una vez inscrito el Movev como una organización política en el espectro político venezolano, ¿como observa usted las actuaciones en materia ambiental de los gobiernos nacional, regionales y municipales?
JER.- ¿Con qué moral se nos pide que creamos en la democracia o en un “proceso revolucionario” que nos condena a los venezolanos al más vil subdesarrollo y atraso? ¿Con qué moral se nos invita a seguir un proyecto trasnochado de “socialismo del siglo XXI” y se nos niegas al mismo tiempo el más elemental derecho al trabajo, a una vivienda digna, a darles educación de calidad a nuestros hijos y a nosotros mismos? ¿Con qué moral se nos pides unidad si con el discurso incendiario, se ofende nuestra dignidad de hombres y mujeres independientes, haciéndonos creer que si no estamos con el “proceso”, somos enemigos y no tenemos más derechos que ser aplastados tal como se aplasta la m...? ¿Con qué moral se nos habla de democracia, cuando ni siquiera se nos permite decidir el color de la ropa que debemos ponernos, por que si no usamos algún atuendo rojo, se nos llama “escuálidos” o “contrarrevolucionarios”? ¿Con qué moral se nos habla de participación a la vez que se nos excluye por no estar inscritos en ninguno de los partidos que apoyan al proceso? ¿Con qué moral se nos pide que leamos la Constitución, si cada vez que lo hacemos nos damos cuenta de la inconsistencia que existe entre la teoría y la praxis de un modelo obsoleto y atrasado? ¿Con qué moral se nos pide que construyamos una familia, si nuestro líder no es el mejor ejemplo a seguir? ¿Con qué moral se nos habla de austeridad, si además del dinero que les pagamos, derrochan el de todos los venezolanos en aviones de lujo, viajes infinitos e inútiles, relojes de marca, trajes franceses y cuanto desenfreno se les ocurre, mientras la gran mayoría de venezolanos tenemos que ingeniárnosla para llevarle el sustento a nuestras familia? ¿Con qué moral se nos pide que nos organicemos y presentemos proyectos, si ya perdimos la cuenta de los proyectos presentados ante distintos organismos del gobierno durante más de diez años, para que luego los serviles e incapaces que lo apoyan se los roben? ¿Con qué moral se nos habla de libertad, si se nos condena a la cadena perpetua de largas peroratas que nos impiden ver u oír el programa de nuestra preferencia? ¿Con qué moral se nos habla de Bolívar, como si ellos fueran los únicos bolivarianos sobre la faz de la tierra y se comportan como cualquier oligarca e imperialista? ¿Con qué moral se nos habla de desarrollo Endógeno y al mismo tiempo planifican el desmantelamiento del país, permitiendo el despojo de miles de hectáreas productivas, la apropiación arbitraria de nuestros recursos naturales renovables y no renovables? ¿Con qué moral se nos habla de integración y al mismo tiempo viven declarándoles la guerra a nuestros países vecinos por el solo hecho de que no comparten su modelo revolucionario? ¿Con qué moral se nos invita a ser honestos si con la actitud complaciente avalan la más grande corrupción que haya existido en Venezuela durante toda su vida republicana? ¿Con qué moral se nos habla de amor y al mismo tiempo se nos incita a odiar por razones ideológicas, sociales o económicas? ¿Con qué moral se nos habla de orden, si por la influencia del discurso gubernamental incitan a quienes les siguen a ciegas a invadir la propiedad privada, generando caos, desorden y anarquía?





























MB.- ¿En qué se diferencia el Movev de otras organizaciones políticas?
JER.- La lucha estéril por el control del poder por parte de quienes nos han hundido en la irresponsable y discriminatoria polarización, no nos dejó más opción que cambiar las estrategias de nuestra lucha, que fue eminentemente social y que a partir de nuestro surgimiento como Movimiento Ecológico de Venezuela (MOVEV), tendrá un carácter de lucha política por alcanzar los espacios que hoy ocupan quienes nos condujeron al actual estado de postración, con el mayor índice de desempleo de nuestra historia, el mayor déficit habitacional jamás habido en el país, con los niveles de inseguridad más elevados desde su fundación, con un servicio de salud pública en el peor estado de caos y abandono, que incide negativamente en los elevados índices de enfermedades infectocontagiosas. Con nuestra presencia nos hacemos copartícipes del sentimiento general entre los venezolanos de la necesidad de que un nuevo liderazgo emerja, con una visión actualizada y moderna del ejercicio de la política y de la gestión pública, a fin de detener la destrucción de nuestro país, en virtud de la incapacidad, incompetencia y corrupción de quienes nos gobiernan en la actualidad. Desarrollaremos nuestra propia plataforma funcional y programática en el marco de discusiones y debates elevados entre nuestros asociados y simpatizantes, a fin de construir entre todos una nueva estructura operativa del Estado, para hacerlo más ágil y funcional, reduciendo al mínimo la burocracia y el clientelismo. Ofrecemos proyectos para establecer núcleos de desarrollo endógeno y Endo eco turístico en todos los municipios que conforman nuestra geografía y de esta manera revertir la situación antes descrita. Estamos persuadidos de que es nuestra gran oportunidad para hacer sentir el espíritu combativo y unitario del gentilicio venezolano, sin distingos de ideologías, credos, religión, posición social o económica, pues ¿a quien no le interesa el desarrollo de nuestro país? El futuro de nuestros hijos demanda entrega total a una causa por demás justa, en la que ofrendaremos la vida, de ser necesario. La solidaridad que encontramos a nuestro paso alimenta nuestra sed de grandeza.

MB.- ¿Si algún venezolano o venezolana desea ser parte del Movev a donde se dirige, o a quién escribe o contacta?
JER.- Estamos construyendo nuestro portal en Internet, mediante el cual todos los ciudadanos y ciudadanas conscientes podrán informarse e interactuar con los principales líderes del Movimiento. La revista “Brújula Ecológica” será otra herramienta de comunicación. Aun no tenemos sedes físicas en virtud de los altos costos de los inmuebles, pero pongo a la disposición de los interesados mis teléfonos y correo electrónico: 0414-577.85.61; 0426-711.92.22

1 comentario:

mariela dijo...

Me complace en comentar sobre esta importante entrevista a uno de los fundadores del Movimiento Ecológico de Venezuela, Juan Eliécer Ramírez, donde plantea la importancia de vivir en un ambiente donde se respire paz, solidaridad, armonía y equilibrio entre sus componentes que no son más que los seres que habitamos este planeta. Y sí hay interés en pertenecer a este tipo de movimiento, porque despertó el valor que tiene la naturaleza, y esta es la razón por la cual se debe mantener en pie de lucha, porque no se trata de ignorancia sino de desidia por parte de quienes han gobernado y siguen gobernando nuestro país. La importancia de este movimiento traspasa fronteras porque no es sólo a los venezolanos a quienes nos interesa mantener un ambiente en equilibrio sino a todos los habitantes de nuestro planeta. Gracias por abrir esta ventana para la reflexión sobre un Estado que pide a gritos el equilibrio de un ecosistema donde perdure la conciencia racional y la perseverancia de sus ciudadanos y ciudadanas, mediante la organización de ideas y estrategias para que siga su misión de corte ambientalista y ejemplo a seguir para los demás países que conforman el globo terráqueo. Mariela Méndez, Acarigua estado Portuguesa-Venezuela.