domingo, 28 de abril de 2013

Las ideologías políticas viven de la destrucción natural, a donde van los Movimientos Verdes?



100 años de explotación petrolera y queremos más…


El desmarcaje de los movimientos verdes sobre las otras ideologías ya sean de izquierda o de derecha debe ser el camino en la búsqueda de una nueva sociedad donde los valores se acentúen en la preservación de la naturaleza más allá del “progreso” humano y la riqueza.
Lic. Marcial Barrios
En la historia de los últimos 100 años hemos visto como los movimientos de izquierda representados por Rusia y China como los grandes bastiones de esta ideología han apalancado sus políticas en la depredación del ambiente al igual que las políticas de derecha. Es decir que la fuerza económica que mueve el mundo desarrollista y supuestamente progresista siempre se ha enfocado en la explotación y en algunos casos aniquilamiento total de los recursos naturales.
En Venezuela desde principios del siglo XX el poder económico se ha basado en la extracción de petróleo la minería y la refinación de combustibles. Esto debido a la ola desarrollista que ha experimentado la humanidad y que hoy después de 100 años aún mantiene al aparato público nacional.
100 años después de la aparición y comienzo de la producción petrolera aun vemos como los venezolanos siguen viviendo de la destrucción de la naturaleza con un modo de vida consumista basado en una economía de puertos. Vemos que a pesar que el gobierno actual es de izquierda y predica dentro de sus promesas un desarrollo sostenible, se mantiene gracias a la empresa petrolera y al desarrollo del consumismo al igual que China, Rusia, Estados Unidos de América y demás países de la región.
Es decir, el modo de ver el desarrollo humano basado en la destrucción del planeta aglutina de forma sistemática a los países del mundo, así sean socialistas, comunistas de derecha, progresistas o como se les quiera denominar.
Por tal motivo el partido verde venezolano, conocido como Movimiento Ecológico de Venezuela, debe desmarcar el rumbo de aquellos que preservan el modo de vida basado en una economía voraz que cada día destruye más al planeta.

¿Cómo podemos marcar una diferencia?
Por supuesto, podemos desmarcarnos ideológicamente en cuanto el modo de desarrollo, pero no podemos olvidarnos que dentro del desmarcaje ideológico debemos entender que somos todos venezolanos y debemos preservar nuestra independencia y territorio.
De este modo los esfuerzos del Movev deben ir enfocados en sembrar la ideología de una Venezuela que se enfoca en un mundo post petrolero, donde paulatinamente y bajo un plan determinado se adoctrine a los militantes del partido verde a ser los futuros líderes de una política innovadora, donde la preservación del ambiente prive por encima de las supuestas conveniencias humanas.
Es decir que el Movev tiene la tarea fundamental de abrir el horizonte de un país que pueda vivir sin la depredación causada por la era petrolera y la minería descontrolada. Esto no significa que de un dia al otro todo debe cambiarse, sino que mas bien es la oportunidad creativa de propiciar cambios estratégicos para poder mitigar nuestra huella ecológica y reestructurar nuestra población con valores nuevos y mas enfocados en la vida y la preservación de todos los seres de la tierra. Es el camino a un nuevo despertar, donde con mucho tacto y cuidado se deben ir colocando los primeros ladrillos para edificar la cultura del bien, el desarrollo sustentable y el respeto espiritual de nuestra naturaleza.

Reflexiones finales
Los movimiento verdes no deben ser ni de izquierda, ni derecha, deben ser movimientos enfocados en una doctrina clara de anti explotación de los recursos naturales y anti consumista. Puede ser que en algunos aspectos coincidamos con otras filosofías y esto es normal, pero la visión antropecentrica que mantiene la destrucción de la izquierda y la derecha no puede ser aceptada por los verdes.
Girar a un rumbo de producción mas pensado en la naturaleza, donde los productos que fabriquemos sean para que duren muchas décadas, donde el uso de diamantes y oro no sea necesario sino para la tecnología, la educación publica que enseñe como construir y vivir de los materiales que da la tierra sin tener que depender de las grandes cadenas productoras. El derecho a un trozo de tierra debe ser vital para cada ser humano, donde se puedan planificar las ciudades sustentables del futuro.
En Venezuela tenemos el potencial para producir lo suficiente para alimentarnos, aun estamos colonizados por la necesidad de tener harina de trigo y nos acostumbramos a comer todo producto importado sin ni siquiera pensar en las consecuencias y huella ecológica que trae cada producto que consumimos de lejanas latitudes.
Es el tiempo en que la humanidad afronta grandes desafíos y es necesario un profundo cambio cultural que nos de la capacidad de afrontar las consecuencias del Cambio Climático y los riesgos ambientales que cada día son mas profundos.

No hay comentarios: