miércoles, 23 de febrero de 2011

Gasolina en Venezuela: Racionamiento vs. Aumento de precio

Si baja el consumo de gasolina se ayuda al ambiente




La reducción del consumo de gasolina ayudaría a bajar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero principal causa del calentamiento Global

El país pierde en el subsidio que genera a la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) 1.500 millones de dólares por costo de producción


Marcial Barrios

El presidente Hugo Chávez planteó el pasado domingo 13 de febrero que se debía reducir el consumo interno de gasolina "para sustituirlo por el gas natural vehicular". Una observación que alarmó a alguna parte de la población que ha notado la lenta adecuación de las Estaciones de Servicio a la transición de gas natural.
Sin embargo el Ministros Rafael Ramírez aclaró una semana después en su alocución en la Asamblea Nacional la improbabilidad de un racionamiento, pero dejó claro que el Estado pierde en el subsidio que genera a la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) 1.500 millones de dólares por costo de producción. La gasolina en Venezuela cuesta aproximadamente ocho centavos de dólar por cada galón (3,79 litros).
La pregunta que viene al caso es ¿por cuánto tiempo será posible mantener dichos precios? El tiempo de las decisiones políticas en cuanto al tema de la gasolina ha llegado, es álgido y difícil para quien tenga la decisión en sus manos.
Esta “reducción de combustible” podría ser de gran beneficio para lograr las metas de reducción de Gases de Efecto Invernadero (GEI), importante causa humana del Calentamiento Global y el Cambio Climático, esto obligaría de algún modo al gobierno nacional a implementar políticas ambientales que frenen el descontrol en el consumo de la gasolina. A la vez que implicaría acelerar la implementación de Estaciones de Servicio que aporten el gas natural vehicular.
Cabe destacar que desde hace unos 5 años las compañías fabricantes de autos en Venezuela ya están preparadas para la adecuación que les impuso el Estado al uso de tanques para los vehículos, pero en este caso ha sido el Estado quien ha retardado esta adecuación de las Estaciones de Servicio que más de una década atrás manejaron este sistema de gas vehicular.
Los ambientalistas esperan que ya sea por el incremento de los precios de la gasolina o por una reducción impuesta por el Estado, este cambio podría ser muy beneficioso para el ambiente y la población. Siempre y cuando se le dé la seguridad y facilidades de transporte público pertinentes a los peatones para que no sientan de una manera negativa este cambio que no puede durar para toda la vida, ahorraríamos millones de dólares y a la vez evitaríamos la contaminación del planeta.

No hay comentarios: