miércoles, 8 de diciembre de 2010

Según funcionarios del MAB en 2005 -



KAREM RACINES ARÉVALO
LA GUAIRA
Trasladar agua desde las fuentes de abastecimiento ubicadas en el este de Vargas hasta urbanismos situados por encima de la cota 120 del Ávila, en su vertiente norte, es altamente costoso. No sólo porque se requiere la instalación de nuevos sistemas de
bombeo, sino por la inversión en mantenimiento y electricidad que habría que hacer.
La observación fue hecha por Alejandro Hitcher, presidente de Hidrocapital, quien recuerda que el crecimiento urbano del estado Vargas está limitado principalmentepor dos variables: la condición de parque nacional, que afecta buena parte de los espacios aprovechables, y las dificultades para garantizar el servicio de agua potable, tanto por la altura
a la que habría que llevarla como por el déficit del caudal. El ingeniero explica que las
principales fuentes de abastecimiento de la región son los ríos Maya, Chichiriviche y El Limón, de la parroquia Carayaca, desde donde se conduce el agua hastala planta de tratamiento de Picure, ubicada a 80 metros sobre el nivel del mar. De allí, el líquido
pasa a la estación de Week end y es redistribuida a las parroquias centrales.
“El tanque más alto que tenemos en el litoral central está en el sector Zamora, en la cota 120 del cerro, de tal manera que cualquier servicio que tenga que prestarse por encima de esa altura implica la puesta en funcionamiento de un sistema de bombeo que, además de requerir una inversión inicial importante, representa un gasto alto por concepto
de electricidad y mantenimiento”, insiste. A ello hay que sumar que el caudal con el que cuenta el estado es insuficiente para suministrar el líquido a la población establecida.
De tal manera, que es arriesgado pensar que Vargas puede crecer demográficamente,
si no hay manera de garantizar ese servicio básico a los nuevos residentes.

Con respecto a la posibilidad
de que las viviendas que se construirían entre la cota 120 y la 240 del Ávila recibieran agua desde las fuentes de abastecimiento de Caracas, el ingeniero dijo que es
prácticamente imposible, porque esto significaría comprometer el suministro en la capital.
“Tendríamos que quitarle agua a Caracas para llevarla a Vargas. De hecho, en este
momento, a pesar del déficit que tiene la entidad litoralense, sólo podemos contribuir con 100 litros por segundo y 500 en caso de contingencia”, manifiestó. La densificación

La ministra del Ambiente y de los Recursos Naturales, Jacqueline Faría, declaró que para la densificación del estado Vargas será necesario utilizar algunos espacios del Parque Nacional El Ávila, porque “se trata de una región muy angosta”, pero descartó que tal decisión ya esté tomada.

Recalcó que la intención inicial es solucionar el problema habitacional que padecen centenares de familias en la región. Dijo que para ello están en la búsqueda de espacios seguros que permitan brindar una alternativa a las personas que, después
de la tragedia, fueron reubicadas en otras partes del país y no se adaptaron.
De acuerdo con las especificaciones que establece el Instructivo Presidencial para la Ejecución
del Plan Vargas 2005, las construcciones que se desarrollarán en terrazas que actualmente
están protegidas serían viviendas unifamiliares productivas, en las cuales se empleen materiales muy livianos. La propuesta de la Autoridad Única de Área para el estado Vargas es que las edificaciones multifamiliares es esos sitios no sobrepasen los cuatro
pisos, que se construyan con materiales de baja densidad y que cuenten con plantas de tratamiento para aguas servidas.

No hay comentarios: